noviembre 29, 2021

Café con CBD, efectos y usos

¿Te gustaría disfrutar de una bebida que ofrece sensaciones relajantes manteniéndote activo? Pues esto es posible gracias a productos que combinan café con CBD, con los cuales puedes obtener energía y calma el mismo tiempo.

Esta audaz mezcla de café con CBD ha despertado el interés de muchos consumidores, convirtiéndola en verdadera tendencia, al comprobar las variadas ventajas, que tú también puedes disfrutar.

Café con CBD, que esperar

Sin duda que mezclar en una bebida café con CBD, podría sonar un poco atrevido. Audacia que ha obtenido un producto que combina las propiedades relajantes del cannabidiol con el efecto energizante del café, resultando una muy buena combinación.

Café con CBD

Motivos que explican el por qué tomar cafeína con cannabidiol rápidamente se ha convertido en un medio muy efectivo para integrar a la rutina las dosis diarias de CBD.

Además de tratar diversos problemas de salud física, el CBD es un estimulante de buenos estados anímicos, pudiendo tratar casos de ansiedad o depresión. Al combinarlo con el café, este aportará efectos energizantes, ayudando comenzar el día con alerta mental, concentración, mejor actitud cognitiva y por ende claridad de pensamientos.

Pero esto no quiere decir que debas estar enfermo mental o físicamente para beneficiarte de esta bebida. Perfectamente puedes utilizarla en esos días que te sientes tenso por exceso de trabajo o responsabilidades, el café con CBD también puede ayudarte.

¿Combinar café con CBD puede tener efectos negativos?

Sea cual sea el motivo por el que decides tomar café con CBD, esta es una opción segura, que puedes consumir diariamente, aunque no lo necesites terapéuticamente. Hasta los momentos, no se han reportado casos de efectos secundarios. Por el contrario, consumidores han dado testimonio que el CBD les ha mejorado la respuesta hacia algunos efectos del café, como temblores o ansiedad por abstinencia de la cafeína.

¿Cómo puedo tomar café con CBD?

Los asiduos al café, pueden optar por probarlo con CBD, para lo cual pueden escoger las siguientes formas de prepararlo:  

  • Si quieres preparar una receta casera para tu taza de café con aceite de CBD, puedes hacerlo agregando par de gotas de aceite de cannabidiol a la infusión. El detalle está en que el aceite flotará sobre el café y el sabor fuerte del CBD llevará a un segundo plano el sabor del café.
  • Lo mejor es comprar el café con CBD ya infusionado, en presentaciones de CBD infussed coffe, que garantizan productos con calidad de origen, así como adecuadas concentraciones y equilibrio entre el cannabidiol y la cafeína. Haciéndolo ideal para personas que desean tomar CBD con café como estimulante.
Café con CBD

No obstante, un aspecto a considerar es no extremar el consumo de café, porque de este modo se anulan los efectos beneficiosos del CBD.

Paralelamente, las investigaciones sobre los efectos combinados del café con el cannabidiol aún son incipientes. Algunos trabajos indican que la cafeína muestra compatibilidad con los receptores cannabinoides, siendo un indicio importante para entender como la cafeína se combina armoniosamente con el CBD. 

Siendo factible que tengas que ajustar la ingesta del producto para recibir los resultados esperados, mientras en caso de consumir algún tipo de tratamiento farmacológico, es recomendable abstenerse de tomar café con CBD. Debiendo consultar con su médico tratante.  

No dudes en compratir!

Carlos Rivera

"Mi pasión por el CBD comenzó desde los primeros años de la Universidad, que, junto a mi interés por el cuidado personal, descubrí en el cannabis una manera de mantener mi cuerpo en un estado saludable y siempre proactivo. Luego de egresar de Administración de Empresas, continué expandiendo mi conocimiento sobre los innumerables beneficios que esta planta puede aportar a una amplia variedad de personas, y me sumergí de lleno en la escritura de artículos que sirvieran de base para la expansión del CBD hacia nuevos territorios y sean más quienes disfruten de un vivir renovado."

Ver todas las entradas de Carlos Rivera →